6 de setiembre de 2009

VANNY


La conocí en uno de los chats del Yahoo. Al principio era Joel, un patín medio poronguito, de unos treintaitantos años que me contó de su curiosidad por las travestis pero que no había podido conocer una personalmente. Pensé que se trataba de un "admirador" más, de esos que buscan levantarse travas. Inclusó cuando me confesó que deseaba ser travesti lo tomé con escepticismo porque esa intención también suele prestarse a la estratagema.

La cosa es que me convenció después de semanas de chateo. Nos conocimos personalmente en un chifa y quedamos encontrarnos en un telo de lince una tarde de día de semana. Ese día en el cuarto me enseñó la poca ropita que tenía y las pantimedias que acababa de comprar en el mercado con el cuento del mandado. Le preste unas zapatillas, blusa y peluca, y ¡presto! Con algo de improvisamiento (no llevamos maquillaje) Vanny por fin veía luz del mundo.

Aunque el cambio de apariencia estaba lejos de ser perfecto, Vanny experimento la emoción de ser otra persona. A partir de ahí nos encontrabamos con cierta regularidad de tal manera que fui testigo de su evolución. La primera noche que la pasamos en un telo (hasta entonces nos veíamos solamente en las tardes) no pudimos evitar darle rienda suelta a nuestro 'vicio' común: el fetichismo. Vanny me pidió dejarme masajear los pies y yo aproveché para hacer lo mismo con sus deliciosas piernas. Entonces se convirtió en costumbre vernos para vestirnos y disfrutar juegos fetichistas. Pero todavía tenía una cosa más por confesarme: era casado y se suponía que lo del travestismo iba a ser algo pasajero.

Entonces pensé que organizándose un poquito y manejando la situación con su mujer podía darse más tiempito para salir y ser ella misma. Hasta ahí todo bien pues llegamos a ir unas cuantas noches a la disco acompañadas de unos amigos. Sin embargo una noche de verano que yo no podía salir, ella decidió ir por su cuenta a la discoteca Valetodo con otra trava que había conocido en el chat. Pero ésta la convenció para ir otra discoteca, una del centro Lima. Vanny accedió pero no contó con que su acompañante desaparecería a los pocos minutos de haber llegado ambas al lugar. Desconcertada decidió irse. Apenas salió, de puro nervios, se subió sin preguntar a uno de los taxis que esperaban afuera.

Ni bien arracaron el taxista le buscó conversa sobre el ambiente y al cabo de unos minutos se dió la patería. Vanny se sintió segura con tan amena compañía. Confiada decidió subir las pies al asiento para acomodarse las zapatillas. El chofer, ni corto ni perezoso, aprovechó una parada de tránsito para coger uno de ellos. Vanny reaccionó tratando de zafarse pero con apenas esfuerzo: sintió inmediatamente que le gustaba eso.

El tipo adivinó en ese instante que había encontrado su debilidad. Rápidamente le sugirió "adorarla y acariarla" en un estacionamiento cercano. Vanny acepto y en pocos minutos se vió en la oscuridad con un desconocido que se le estaba subiendo encima. No era lo que buscaba pero la excitación del acariciamiento de sus piernas la estaba dejando sin voluntad. Pensó que, ya que no podía (quería) evitarlo, podría disfrutarlo y así fue. El taxista le hizo el amor, penetrándola.

Para Vanny fue la primera vez que experimentó de pasiva y le gustó. No solamente había perdido las zapatillas esa noche, sino su virginidad. Si vistiéndose de mujer su vida había experimentado un cambio importante, la noche de sexo que tuvo terminó por transformarla totalmente.

A partir de ahi me buscó menos pues se hubo hecho de otros compañeros. Yo me molesté un poco con ella pues parecía que no me necesitaba más.

Al cabo de unos meses volvió a buscarme prácticamente con desesperación. Su esposa le estaba haciendo muchos líos por sus constantes 'desapariciones'. Ahí me enteré que tenía una hijita de casi ¡3 años! (apenas teníamos algo más de 1 de conocernos). Como era de esperarse la situación en su hogar estaba dificil y pensó que yo podía echarle una mano conociendo a su esposa como si yo fuera un compañero de trabajo suyo. O sea iba a pasar como el amigo gay de la empresa que iba a venirle con unos cuantos chismes a la esposa. Chismes consistentes en noches de conversa, timba, cerveza entre amigos. Nada que ver con otras mujeres, que era lo que 'naturalmente' sospechaba la señora.

Cuando la conocí en su casa haciendo la finta de ir a dejar unos catálogos note inmediatamente que la mujer era homofóbica convicta y confesa. De entrada me puso su cara de poto y yo tuve que corresponderle manifestándole una incomodidad tal que la señora pareció creerse que su fiel marido no podría tener relación alguna con un gay. La segunda (arreglada) vez que fui otra vez a la casa aproveché para vacunarla de toda sospecha con un comentario preciso: "si su esposo se dejara de timbear, tendria mas tiempo para la chamba". Un marido timbero (en una empresa de distribución de insumos) es mas manejable y aceptable para una mujer que uno mujeriego... o maricón.

Sin embargo Joel no aprovechó la aparente victoria. Debió bajarle el ritmo a Vanny mientras replanteaba su estrategia. Las veces que conversabamos iba de frente al tema de los encuentros, de sus experiencias como mujer. Me contaba de sus nuevas adquisicones en cuanto a ropa, calzado y accesorios. Con las justas me contaba de su familia y empezó a sentirse seguro de que no lo descubrirían. Por ejemplo se ufanaba que escondía su ropa en su cuarto y que sus tacones eran mas sexys que los de su mujer. Prácticamente estaba cavando su propia tumba.

El día no tardó en llegar. La noche anterior dejó su maletín de trabajo sobre el sofá de la sala y se fue dormir. Al amanecer del día siguiente su esposa lo encontró y por lo abultado pensó que había dejado dentro una casaca o una chompa arrugándose. Al abrirlo se encontró con una bolsa donde estaban una blusa, mallas, short y un par de zapatillas de tacón.

Sorprendido por el escándalo Joel primero pensó en decir que se trataba de la ropa de una amante. Pero en el aturdimiento terminó confesando que era SU ropa. Pensando que su esposa tomaría mejor su travestismo de closet que una supuesta infidelidad, sacó del ropero una peluca y un par de zapatillas que escondía al fondo de un cajón. Con esto terminó de enterrarse.

*********************

Joel actualmente trabaja fuera de Lima y quiere olvidarlo todo excepto que tiene una hija a la cual solo puede ver 1 vez al mes. Podría luchar por su derecho a unas visitas mas prolongadas pero su ex-esposa prácticamente lo tiene amenazado con contarle a la hija toda "la verdad" antes que el pueda entenderse con ella. Las pocas veces que nos encontramos en el chat no deja de recordar a Vanny y sus aventuras. Se muere porque nos volvamos a encontrar, tener juegos fetichistas, salir a la calle, escuchar halagos y todo lo demás. Pero también se muere por recuperar su hija o algo de la buena relación que tenía con su ex.

Ciertamente se equivocó, pero no por haber dado nacimiento a Vanny. "¿Por qué las mujeres son así?" se pregunta. Yo no sé. Pero creo que de haber sido yo la esposa de un enclosetado hubiera reaccionado igual. "¿Alguna vez intentaste contarle lo de Vanny?" "Una vez que hablamos de las travestis y ella se molestó"... El silencio suele costar muy caro.

La cerrazón total no existe, creo yo. Nos cuesta confesar algo porque creemos también que es malo. Yo no se si el travestismo sea enfermedad o no. No me importa. La cosa es saber convivir y apreciar lo valioso así este parezca estar envuelto en mierda. Joel no desapareció cada vez que Vanny se ponia sus vestidos y tacones. Igualmente donde sea que haya estado Joel, con su esposa, su hija o su familia, tambien estuvo Vanny riendose, compartiendo... y amando.

5 comentarios:

  1. Muy Bueno el blog, te recomiendo que utilices Adweblink para generar dinero y visitas. http://www.adweblink.com

    ResponderEliminar
  2. Hola Cinder, siempre se extrañan nuevos posts tuyos :)

    La historia que cuentas tiene un lado triste, porque está en juego una niña, que a fin de cuentas crecerá sin la presencia paterna. Te digo esto porque yo mismo tengo un dilema parecido, soy padre de un niño ya en camino a la adolescencia y nada me angustiaría más que causarle problemas. Por él es que muchas veces reprimo el deseo loco de "practicar" más mi hobby y avanzar hacia la concreción de sueños que quizás se queden en eso.

    Sé que en casos como el mio todo conspira en contra nuestra, pero igual podemos encontrar momentos y espacios de satisfacción, pero no debemos olvidar que si hemos asumido la responsabilidad de la paternidad pues hay que ser bien hombre o mujer para jugarnos entero por nuestros críos.

    Nada más sobre el tema, solo agrego que leerte es algo terapeutico, reconfortante, sigue asi.

    Sandra

    ResponderEliminar
  3. Hola me gusto mucho este post, porque en cierta medida me siento identificada, si bien yo soy heterosexual casada, en cierto tiempo la angustia me mataba de que mi esposa descubriera mi gran secreto que me habia acompaniado toda mi vida, luego de 5 anios de matrimonio termine contandoselo, para esto me informe muy bien y le hable con tranquilidad, ahora ella lo entiende perfectamente, lo toma como un hobby mas y esto nos ha hecho mas unidas, saludos.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7:02 p.m.

    Me ha gustado mucho tu relato, en cierto modo me siento identificado... Estoy empezando a descubrir esa faceta de mi personalidad, nadando en un mar de dudas.

    ResponderEliminar
  5. Hola Vanny, bueno soy soltero aun pero me gustan las mujeres y pienso formar un hogar mas adelante, pero también me apasiona la idea de vestirme de mujer y salir alguna vez, para empezar es dificilisimo encontrar zapatos tallas grandes, me gustaria podamos conversar y puedad darme algunos consejos, te lo agradeceria muchisimo, saludos besitos.

    ResponderEliminar