10 de diciembre de 2005

No y No


Me encanta decir "Tú y yo tenemos una relación muy especial". Es como la confirmación de lo bien que ha progresado nuestra relación, una especie de "Sello de Conformidad" aunque no tan frío como suena. No suelto esa frase así de fácil ni borrach@, pero la cuestión es que hace tiempo no suelto la dichosa pastilla, habiéndose quedado retenida en la punta de la lengua después de mi último desencanto.

En medio del chongo prenavideño en que andamos envuelt@s l@s heroic@s de la PEA, apenas tenía tiempo para sumergirme en el internet (nada de chapuceos en la orilla: al fondo o nada) y revisar escrupulosamente mi correo. Uno de los mesajitos era un lacónico "Te parece si salimos a pasear este fin de semana? Escribeme porfa" enviado por mi última pareja, un tipo al que yo bautice como "Cardo", abreviación de Ricardo.

Cardo fue para mí una decepción, a pesar que conservo algunos detalles simpáticos de nuestra relación de casi medio año. Nos conocimos a través de un amigo común y al principio lo único que me llamó la atención de él era su pinta de muchacho inocente. En las reunas y otras salidas agarramos algo de confianza, pero un día me dió en la yema del gusto cuando después de una caminada olímpica se pasó el resto de la noche masajeándome los pies. En nuestro siguiente encuentro mientras me quitaba las zapatillas para iniciar su rito, me dijo que se había enamorado de mí.

Aunque al principio no tomé muy en serio la nota, poco a poco se ganó mi confianza y cariño. Muy complaciente y atento él, adivinaba cuando le iba a decir "No" (quizá mi frase característica) como para encontrar el momento ideal para proceder o detenerse, de acuerdo a la situación. Obviamente el "detenerse" es un decir, si imaginan a que me refiero. Por lo general era yo quien tomaba conciencia del estado de cosas en ese momento como para efectuar un rápido movimiento y resolver a mi favor el acto. Si no se imaginan a que tipo de situaciones me refiero baste con decir que muchas veces terminabamos con las prendas húmedas. Interruptus? Pues si, vaarios.

Este par de Rara Avis que eramos los dos anduvimos de maravillas mezclando largas conversaciones y encuentros privados con vueltas por la calle y discotecas entre amigos. Hablábamos del cole hasta de las fantasías sexuales que decía le "atormentaban" (no le di mucha importancia a ese detalle cómico. Craso error). Discutiamos cuando la testosterona reemplazaba los fluidos en sus cerebro y se le ocurría que probáramos algunas actividades. Cuando no, tenía que concluir con la nota aclaratoria de siempre: No (carajo), a tod@s nosotr@s no nos gusta eso.

Ya llevabamos buen tiempo juntos y cuando pensé que la cosa se había enfríado e iba para cadáver (me suele pasarr), Cardo tomó nuevos bríos y me sorprendió con un renovado interés en mi persona. Como pocas veces me sentía halagad@, llegué a pensar que lo nuestro si tenía para rato. Me provocaba decirle lo profundo que sentía el enamoramiento a través de la frase esa que mencioné al principio, pero pensé en reservármela para un momento "más especial". "Si me nace seré más complaciente" le dije. No cabe duda que soy romántic@.
No había pasado ni un par de días de su reavivamiento cuando, decidido y tempranero, me llevó a un telo a las 4 de la tarde, dizque para ver la caida del sol desde el cuarto (difícil pues se interponían los edificios de todo un distrito), en lugar de la tele por cable como otras veces (ji, ji). Allí me sorprende con un regalo: un vestido floreado corto. No era precisamente uno de mis gustos, pero consideré el detalle y accedí a ponerme el vestido. Muy bonito, si. pero no era mi tipo (ni mi talla). Nimporta. Sin embargo Cardo no cabía en su emoción, la cual era muy visible en su cara y otras partes. Si tenía pensado algo romántico, lo obvió yendo directamente al grano.

Quizá pensando en que podriamos pasarla de la refurinfunflai, me entregué a su voluntad... por 10 minutos. Los apretones de fuertes pasaron a dolorosos y durante la sesión me hizo recordar que esta era una de sus fantasías "porno". "Uy!" me dije a mi mism@, haciendo memoria. Ya me había arrancado las zapatillas de los pies y el regalito (el vestidito) estaba hecho mierda. Cual era esa fantasía que le atormentaba? Pues fácil: violar una chica "inocente".

En medio de puteos e insultos recobré las piernas (para que las quiero) y logré despegarme del incontrolable aprovechando que había estado agotando sus fuerzas, ya se saben como. Demás está que reproduzca el "diálogo" acto seguido, pero apenas terminé de vestirme me quité del cuartucho. Le dejé gritándome mi vida y la suya con todas las frustraciones habidas y por haber. Silenciado oportunamente por el "botones", el muchacho se quedó tranquilito en la habitación. Ya saben: discreción ante todo.

Al quitarme pensé en no volver a saber más de él. En los meses siguientes hubieron solamente un par de llamadas a mi celular mas un ridículo rollo explicativo sobre el "malentendido" por e-mail. Un día apareció en la puerta de mi casa pero viendo que venía con un amigo (providencial), se fué. No hice caso a ni una de sus comunicaciones ni apariciones, y no volví a saber de él por casi todo un año, hasta ahora.

Si no recuerda que soy de es@s chic@s que no perdona las decepciones, deberá estarse haciendo a la idea ahora. No es que sea inflexible pero cuando de violencia se trata, no hay lugar para la duda. Con el dolor de mi músculo cardíaco: Fuiste Cardito.

Mala suerte pues, para ambos. Pero su mensajito se irá (de nuevo) derechito por el water. Con tanto consejo y artículo sobre sexo y parejas que empiezan a abundar por todos los medios, nada podrá compararse a la experiencia personal. Como decía mi comparito el gurú Choper: "No basta saber que te puedes mojar con el agua" (y otros fluídos).


T..aggggs!!: , , , , , .

7 comentarios:

  1. Hay gente terca que no comprende.Asi de simple.Fuera con ellos.Yuca!

    ResponderEliminar
  2. Definitivamente mala experiencia, pero de todo se aprende no? A veces las personas mas tiernas y detallistas no son los angeles que parecen. Pero me parece correcta tu decision muy pocas personas tienen el valor para cortar "relaciones" asi. Saludos nos leemos!

    ResponderEliminar
  3. Definitivamente no "todo lo que brilla es oro", puede ser limpiadito no más con algo p' que lo haga parecer así, o algo de "fantasía".
    De todo se aprende... de lo bueno y de lo malo.
    Buena decisión... las cosas que no sirven van p' la basura.
    http://aschroft.perublog.net

    ResponderEliminar
  4. Anónimo12:48 p.m.

    es la primera vez que entro a este espacio.....supono que es bueno no!_

    ResponderEliminar
  5. Hola A! Te cuento que ya esta puesta la 3ra parte de la historia. Aun no se cuantas partes tendrá pero puede gustarte.

    ResponderEliminar
  6. Manya!! qué fuerte!! pueden existir tipejos así??? buena que te alejes
    Saludos

    ResponderEliminar