13 de noviembre de 2005

El Chino y Yo

Ya que el tema está inevitablemente de moda voy a meter mi maquillado piquito en el asunto a través de una didáctica e interesante anécdota que, cual producto golosinario, espero sea de su goce y satisfacción, ji, ji.

Cuando el imperio Fujimontesinista empezaba a hacer agua en vísperas del cambio de milenio, yo recién me animaba a cometer algunos "atrevimientos" como ir bien vestida con mi orgullosa pareja a pasear por el centro de Lima donde se encuentra el local de mi "estilista de confianza" que por ese entonces comenzaba a frecuentar. Su salón se encontraba en el segundo piso de esas típicas casonas por venirse abajo y, por lo general, tenía que aguardar regular tiempo para que me atendiera. Para aliviar la dulce espera bajábamos al primer piso a tomarnos un juguito o un postre en el local de una simpática señora con quien rápidamente hicimos amistad. Agarrando fácilmente confianza comenzó a llamarme con el mismo y "original" apodo conque seguramente llamaba a muchas personas como yo: Muñeca.

Con el ambiente político oliendo a pedo por el fraude electoral del 2000, y en vísperas de la "Marcha de los 4 Suyos" nuestras visitas al centro se convertían en aventura debido a la vigilancia policial que "extrañamente" aumentó sus batidas en los locales informales de las quintas vecinas. Me acuerdo de la noche en que viendo zapatos cerca del mercado central nos encontramos conque la policía estaba correteando manifestantes hacia las calles de Barrios Altos. Un par de polis se habían metido a la galería a verle la cara de foragido a cualquiera, y nosotros que buscabamos salir por otra parte nos topamos con ellos. Uno de los tombos fijándose en mí y no creyendo lo que veía se dispuso a comprobarlo... metiéndome la mano. Mutis.

La seño de los juguitos ya me había advertido de estas cosas, como que, según ella, los terrucos todavía se paseaban por allí para meter bomba a los edificios cerca a palacio, y como estamos entonces en guerra "todo se valía". Nuestra caserita era una de esas fujimoristas que pensaba que el chino, su chino, tenía a todo el mundo en contra porque trabajaba para el pueblo y eso a los grandes propietarios no les gusta.

Al principio evitaba discutir con ella sobre política, pero contagiándome del ambiente poco a poco le fui combatiendo su filia. Pronto me dí cuenta que no tenía caso que insitiera en "hacerle ver": para ella todo se explicaba con que "el chino quería trabajar y ni siquiera la ley se lo quiere permitir".

Pasaron los meses de Julio y Agosto y alucinándome que encontraría en ruina la juguería me encuentro con que estrenaba nueva puerta metálica.
- Ahh no te imaginas muñeca que antes del 28 los vandalos toledistas se metieron
dentro de la casona y me malograron la puerta orinándola toda la noche.

- Que feo, pucha
- Pero nadies les hizo caso por aca. salieron perdiendo pesss.

Sentí algo de pica. 5 años más de "Vladimori" serían difíciles de asimilar. En particular, 5 años más de prensa chicha no los podía imaginar: Para decorar su enrejado metalico "tipo bancario" la seño había pegado un poster del baile del chino publicado (en papel couché) en "La Chuchi".

- Ya tuvieron (la oposición) su chongo, ahora que se pongan a trabajar, no muñeca?

Hablar de política perdió entonces su encanto. En adelante sólo hablaríamos de tonterías como era oficio en la prensa fujimorista. Un día junto a la noticia del siglo (que la Chuchi Díaz participaría en una telenovela), salió publicado que "Matan mamey por puñal": una transexual había sido muerta por su amante un reciclador de Zárate.
- Muñeca cuidate que cada día les tienen mas hambre a ustedes.
- Y que esperaba, con la pura basura que trae esta prensa. Cómo no se van a inspirar?
- Ja ja es la realidad muñeca, es la realidad: Si no aceptas te dan.

Así estabamos. El fujimorismo redidivo se afirmaba como toda una cultura de la pendejada, una cultura chicha. Osea para estar a tono con los nuevos tiempos a la larga tendría también que prostituirme.

Cuando me acuerdo del estado de cosas que se perfilaba con el nuevo quinquenio de régimen fujimorista recuerdo a los tipos que se acercan al salón para encontrarse con alguien, y de vez en cuando uno me conversaba para terminar preguntándome si atracaba a cambio de una lanita. ¿Desde cuando fue que empecé a verme en esas situaciones? Justamente en ese año, los del fujimorismo en la resaca de sus últimos meses.

Pero como nada en el Perú es para siempre, llegó el día del vladivideo Kouri-Montesinos y la revelación ante el pueblo peruano (lo que todo el mundo sabía) de que el poder del fujimorismo se basaba en la corrupción: comprando a quien quería venderse.

Con todo el chongo de la caída régimen volví por el centro que había dejado de frecuentar por tanto. De vuelta al snack de la señito le pregunte lo que tenía que preguntarle dados los acontecimientos:

- Y? Ahora ya sabe quien es en realidad su chino, no?
- Ja ja Eso le pasa por juntarse con gente corrupta. No pasa nada con la gente aquí en el Perú. Aca todos son puñales. O me dirás que no?

Pues claro. A 5 años de la caída del nipón pareciera que poco ha cambiado. Todavía hay prensa chicha, todavía hay pendejos en el gobierno y en la calle, el fuji-tivo sigue inspirando simpatías, etc. Tamos igual? No lo creo. Hay detallitos (y uno que otro detallote) que hacen la diferencia.

Claro que la lacra siempre será mas notoria que lo valioso. Y es que la gente que vale se chupa, seño: Dejémonos de vainas y, de una vez por todas, salgamos del closet.

7 comentarios:

  1. Consejo recibido y agradecido, no te alcance a leer entera, pero ya lo haré,
    saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues desgraciadamente el Chino está cada vez más cerca, para felicidad de la señito dueña del snack, y eso me preocupa. Que habrá planeado durante todo el tiempo que estuvo en Japón "rascándose las bolas"?.

    Como dice una amiga: Lo único que debemos hacer es ahorrar ... y ahorrar mucho.

    A, Siempre es un gusto leerte, tu ingenio es incomparable.

    Javicéntrico

    ResponderEliminar
  3. como dijo javicéntrico, sí, tu ingenio es incomparable. y demuestras que las trans no tienen por qué encajar en el estereotipo de calabacitas.

    lo malo de muchos peruanos es que se niegan a ver la realidad, como la señora, que cree al chinitno conche.. un santo varón al que no dejan trabajar. ¿sabes que esa es la misma excusa que utiliza mi abuela para justificar las barrabasadas de toledo y su familia? en fin... ahorremos nomás.

    besitos!!

    ResponderEliminar
  4. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  5. Bien Dicho Maju Hierba . Maju Presidente! Maju Presidente!

    Javicéntrico

    ResponderEliminar
  6. Que le vamos a hacer, el fujimorismo, versión reloaded de la viveza y pendejadas criollas "cultura chicha", impera en la masa embrutecida a punta de regalitos y propuestas facilonas.
    Moraleja: no vayas con minifalda por el centro de lima, je je

    ResponderEliminar
  7. Hola, este comentario es en respuesta al comentario que hiciste en mi blog sobre el festival de cortos y largometrajes.

    Tu propuesta es bacán, de hecho es una de las cosas que planeamos en el futuro, pero la falta de presupuesto nos lo impide por ahora.

    Pero mantente en contacto. Ojalá puedas participar en el festival.

    Abrazos, y, como dijeron más arriba, escribes de la p.m. ¡Tracas al poder!

    ResponderEliminar