13 de enero de 2006

El Regreso - parte III

Terminamos de devorar la cena casera e inmediatamente fui llevad@ a donde no quería ir. En la calle, aprovechando el ruido ambiental y haciendo gala de mi diplomacia:

- Qué carajos tienes en la cabeza? Que te hace pensar que te voy a ayudar con ese tipejo?
- No seas maaala! Me tienes que ayudar. Sabes? El Chicho ya no es el conchesumare que nos tenía jodidos cuando eramos chibolos. Ha cambiado... pero que bestia! ya lo verás!
- Okey, okey. Pero ver para creer. Pero explicame detalladamente como es que YO te puedo ayudar y encima haciéndome pasar por tu pareja!
- Yap, aca te explico: pagas tu o pago yo?
Nuestra primera parada fue un snack de productos zanahorias (naturistas) donde pedimos un par de lechitas asadas que haría durar lo suficiente hasta que me aclarara todo el chongo:


- Osea te digo. Agarrate: Chicho es gay!!!
- Aaanda no jodas! Entonces con mayor razon! ¿Que michi tienes en la cabeza para querer estar con él! No te habías separado de tu marido por eso?
- Noo, es distinto tu sabras eso más que yo, es gay pero no de los amanerados ni como Carlos que uff ya sabes. Chicho lo conoció accidentalmente, no le gustó para nada y fue él quien me contó y ayudó!
- Ahh?
Como nos había contado antes, Carlos, el maridito infiel, habia cambiado bastante desde su matrimonio. En algún momento con sus amigos probó "la miel" de las relaciones homosexuales y desde allí buscó más y más, hasta hacerse de un pareja gay con quien se encontraba cada vez que podía. Para ese entonces Martika estaba experimentando el fin de su relación pero no daba con el motivo real. Y es aquí donde entra a tallar Chicho.

Al parecer el cambio de Chicho se operó estando en el instituto debido a una situación familiar. Terminó encargándose del negocio del restaurante que tenía su familia cerca del mercado de Jesus María, y por allí que sentó cabeza entre otras cosas por lo visto. Lo de su supuesta homo o bisexualidad no llegué a entenderlo bien. La cosa es que mantiene en reserva su inclinación con una pareja "discreta".

En algún momento se reencontró con Martika y, "cambiado" como estaba, reanundan la "amistad" que tenían desde niños (con otro signo, claro está) . Chicho le revela sus inclinaciones, para después contarle que encontró a su esposo en actividades non sanctas. El esposo de Martika sostenía relaciones con un adolescente a quien buscaba y obligaba hacer cosas, y todo se le complicó cuando en una discoteca agredió a su joven pareja. Chicho estaba allí.
- A pesar de todo lo feo que es me ayudó bastante, manyas? Incluso me apoyó con los bebes, y tu sabes... eso se agradece pes.
- Hmm... parece que me hablaras de otra persona
- La cosa es que nos llevamos super, salimos, me visita, etc...
- Que bien, entonces no me necesitas! Chaoooo!!!
- Ya pess!! Lo que pasa es que hace unos meses se puso, no see, algo terco. Como que quiere y no quiere, pero creeeo, sospeeecho, que se siente mal porque cree que no le voy a aceptar tal como es.
- Tu lo compartirías con otro hombre?
- Noo, no es eso, pero tambien es que él ha tenido un chico como pareja, terminó con él mientras yo le daba mas confianza...
- .... pero.
- Ha vuelto a rondar pues, pero se que Chicho no quiere seguir con él... pero como que no puede decirle "no". Manyas?
- Te parece poco? esta con unas dudass...
- Si pes, por eso me molesté y dije que no quería saber más. Pero me estuvo llamando y yo me hice la dificil y aun así siguió hasta que le dije que me conseguí pareja para consolarme.
- ah yaa, dejame adivinar....
- Siii TUUU! le hablé de tí, que eres tan lindo como él, etc... y así como que le entraron los celos y hace poco me fue a ver para hablar conmigo, pero no me encontró y por eso se me ocurrió esta mágnifica idea!
- Puta mare...
No se si capté su bien su "idea", pero básicamente consistía en que debía provocarle celos para que él se decida. Puede ser, pero planes como estos suelen terminar en un tiro por la culata.


- Osea tu serás mi hembrita, para que vea que no tengo paltas con su vaina!!

Ay, carajo... en los líos que me meto por buena gente. Más fácil será que ambos se sienten y se desahueven de una vez por todas. Pero Martika, por lo que noté, estaba en otra y el enredo que estaba fabricando tenía muy pocas posibilidades de resultar favorable a su causa. Cualquiera se daría cuenta.

Salimos del restaurancito y caminamos unas cuadras hasta la jato del Chicho. Martika tocó el timbre del tercer piso donde estaba su depa y por el intercom anunció nuestra llegada. La reja se abrió inmediatamente y mientras subíamos pensé muy bien lo que haría para resolver "democráticamente" la situación. En mi cabeza concebí un plan alternativo donde no requería que me hiciera pasar por "la hembrita" de mi loca amiga.

Leenda me amegueta ! pero no podía dejar que tuviera el mando de la situación. El problema fue que yo tampoco lo tendría.

(continuará)

4 comentarios:

  1. Aja! Ya voy sacando conlusiones:

    "Martika, por lo que noté, estaba en otra y el enredo que estaba fabricando tenía muy pocas posibilidades de resultar favorable a su causa. Cualquiera se daría cuenta".

    Supongo, que ese párrafo es un buen dato de lo que vienes ....

    "Esperar es esperar,
    Esperar desesperar...."


    Saludos,

    Javicéntrico

    ResponderEliminar
  2. Sorry por la lentitud del relato... pero los mismos detalles me tuvieron pensando dias de dias, porque lo que se viene no me lo esperaba, ja, ja. El dromingo continuooo

    ResponderEliminar
  3. Just Checkin! Es domingo y nadaaaaaaaa! Ya "pes" deja la "yapla" y a continuar el relato. By the way, a ti que te gustan las sandalias mira esta página, posiblemente te "vacile"
    Topless-Sandals

    Saludos,

    Javicéntrico

    ResponderEliminar
  4. uagg que horribles, pero igual gracias por el link. Al respecto de lo que dices me falta contar esa historia ji ji

    ResponderEliminar